dimecres, 18 de juliol de 2012

La Transfiguración, de Rafael.





"Raffaello lavorò piuttosto lentamente all'opera, tanto che alla sua morte era ancora incompleta e vi mise sicuramente mano Giulio Romano nella parte inferiore, anche se non si conosce in quale misura. La sua opera riguardava la Trasfigurazione di Cristo, che era fusa per la prima volta con l'episodio evangelico distinto della Guarigione dell'ossesso."



La Transfiguración (Louvre), de Raffaello Sanzio, en el museo de El Prado.
Podría ser también, sin coma, "La Transfiguración de Rafael", pues al poco de acabar la obra fallecía el pintor.

Me he dado cuenta que no se trata de una casualidad. Ambas Transformaciones, la de Cristo y la de Rafael estan unidas por un sentido de anticipación a la muerte.

La Transformación - me gusta más que Transfiguración - de Cristo es uno más de los episodios altamente esotéricos de la vida del Profeta. Falsificados todo lo posible para 'divinizarlos' por la heredera-usurpadora de su herencia espiritual, la Iglesia Católica. Despojado el mensaje de todo su contenido revolucionario, protegiendo a sus fieles de lo más bello y auténtico de sus mensajes.


"La transfiguración
(Mt. 17.1-8; Mr. 9.2-8)

9:28 Aconteció como ocho días después de estas palabras, que tomó a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar.
9:29 Y entre tanto que oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente.
9:30 Y he aquí dos varones que hablaban con él, los cuales eran Moisés y Elías;
9:31 quienes aparecieron rodeados de gloria, y hablaban de su partida, que iba Jesús a cumplir en Jerusalén.
9:32 Y Pedro y los que estaban con él estaban rendidos de sueño; mas permaneciendo despiertos, vieron la gloria de Jesús, y a los dos varones que estaban con él.
9:33 Y sucedió que apartándose ellos de él, Pedro dijo a Jesús: Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí; y hagamos tres enramadas, una para ti, una para Moisés, y una para Elías; no sabiendo lo que decía.
9:34 Mientras él decía esto, vino una nube que los cubrió; y tuvieron temor al entrar en la nube.
9:35 Y vino una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado; a él oíd.
9:36 Y cuando cesó la voz, Jesús fue hallado solo; y ellos callaron, y por aquellos días no dijeron nada a nadie de lo que habían visto.

Jesús sana a un muchacho endemoniado.
(Mt. 17.14-21; Mr. 9.14-29)

9:37 Al día siguiente, cuando descendieron del monte, una gran multitud les salió al encuentro.
9:38 Y he aquí, un hombre de la multitud clamó diciendo: Maestro, te ruego que veas a mi hijo, pues es el único que tengo;
9:39 y sucede que un espíritu le toma, y de repente da voces, y le sacude con violencia, y le hace echar espuma, y estropeándole, a duras penas se aparta de él.
9:40 Y rogué a tus discípulos que le echasen fuera, y no pudieron.
9:41 Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros, y os he de soportar? Trae acá a tu hijo.
9:42 Y mientras se acercaba el muchacho, el demonio le derribó y le sacudió con violencia; pero Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho, y se lo devolvió a su padre.
9:43 Y todos se admiraban de la grandeza de Dios." (seguir)

A mí me ayudó a la contemplación de esta obra tan especial, una música muy antigua : la Agenda defunctorum de Juan Vásquez.


Transfiguració (Louvre), Raffaello Sanzio.




Más adelante hablaremos del loco de los de abajo. De qué hace ahí el loco que aparece en los evangelios posteriormente y del poco místico arrebato de Cristo : "Qué ganas tengo de perderos de vista a todos vosotros...". 


También del porqué de las obras que enmarcan la Transfiguración en El Prado.


Y entenderemos que no hay nada más divino que lo especialmente, lo más exclusivamente humano. Ni más Dios que el Hombre. Cuando vamos dejando a un lado lo humano, es cuando sentimos la necesidad de lo divino. De Dios.